Blog
Aunque nos cueste reconocerlo estamos en septiembre de 2021 y estamos viviendo ya la época post pandemia. En concreto, en la Comunidad Valenciana hemos sido liberados esta semana casi al 100% de las limitaciones que seguían afectando a nuestras libertades. Desde el año pasado nos hemos acostumbrado a vivir en un estado de alarma, plagado de limites de circulación, aforos, horarios, y de cierres perimetrales. Finalmente vemos que va llegando el final de una triste era.

Hoy, con más del 75% de la población española vacunada y una incidencia del Covid-19 a la baja, podemos aceptar, que vuelve la normalidad. Evidentemente hay temas que van a seguir estando ahí. Temas como las mascarillas y el no saber si saludar con el codo, con la mano,etc…


La recuperación de las empresas familiares

Quedan por resolver en el mundo empresarial muchos retos que la pandemia ha dejado. Retos como la recuperación de los niveles de ventas y facturación previos a la misma. La recuperación del empleo y comprobar la verdadera viabilidad de muchas de las empresas que se han visto afectadas. En especoal las de determinados sectores económicos como el sector horeca, a los que la pandemia ha afectado de manera muy relevante.


Aspectos esenciales de la empresa familiar post pandemia

Y entrando a hablar de las empresas familiares, queremos reseñar algunos aspectos y efectos que ha tenido esta crisis sanitaria y económica sobre las mismas.


Trabajo

Hemos visto cómo en estas aguas pandémicas, tremendamente turbulentas, las fortalezas y virtudes de las empresas familiares se han puesto de manifiesto en todo su esplendor. Llegando a calar de una vez por todas en nuestra sociedad. En momentos en los que la propia administración se encontraba atenazada por la falta de previsión de medios para hacer frente a las graves consecuencias de la enfermedad sobre la población, las empresas familiares adoptaron medidas de prevención y cuidado de sus trabajadores e incluso llegaron a reinventarse para poder producir mascarillas, EPIS, respiradores y cualquier otro tipo productos o servicios que ayudaran a sus comunidades, distribuyéndolas de manera gratuita.

«En momentos como estos, haber pasado por una crisis te da la experiencia para tomar la situación con otra perspectiva, pues así uno esté con miedo tiene las herramientas y el conocimiento para hacerle frente.» Empresario Álvaro Velasco

La campaña de comunicación lanzada por el IEF (Instituto de la Empresa Familiar) denominada “Damos la cara”. Ayudó a conocer y difundir la sincera preocupación de los empresarios familiares por sus trabajadores y su labor solidaria realizada de manera espontánea con sus vecinos y conciudadanos.

La implantación del teletrabajo y de medidas preventivas anti covid en las oficinas y puestos de trabajo fue enormemente rápida. Actuando en muchas ocasiones por intuición y sentido común, dado que no existían protocolos ni instrucciones en muchos casos por parte de la administración sobre esta materia.

Aspectos esenciales en la empresa familiar post pandemia

Innovación

Las familias empresarias han tenido que improvisar tirando de la enorme flexibilidad de sus estructuras para la toma de decisiones, dado que no existían planes de contingencia para una crisis sanitaria de este calado. Por otro lado, tuvieron que innovar a alta velocidad dado el importante freno de sus facturaciones durante el 2020, viéndose obligados a implementar sistemas de teletrabajo, reducción de costes, venta online, tomar medidas de diversificación, internacionalización o alianzas.


Compromiso

Pese a la importante desaceleración de la producción, las empresas familiares han hecho un encomiable esfuerzo para conservar el empleo. Hoy nadie puede poner en duda que los empresarios familiares están comprometidos con sus trabajadores.

Este compromiso con el empleo se basa, por un lado, en la importancia que el empresario familiar le da a contar con un equipo profesionalizado, competente y que lleve a gala los valores de la empresa, algo que lleva muchos años conseguir. Además de ello, el empresario familiar traba relaciones muy cercanas con muchos de sus trabajadores y compañeros conociendo la importancia de tener un empleo y las familias que hay detrás. La voluntad de las empresas familiares de que el negocio perdure les lleva a confiar en el futuro y en consonancia a mantener los puestos de trabajo, aunque sea a costa de la cuenta de resultados.


La empresa familiar post pandemia frente a la empresa convencional

Este compromiso con el empleo ya quedó patente en la anterior crisis económica de los años 2007 a 2013 como se acredita en el informe que publicó el Servicio de Estudios del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) y la Red de Cátedras de empresa familiar en el año 2015, en el que se señala que en dicha crisis económica los índices de conservación del empleo de la empresa familiar frente a la empresa convencional fueron superiores incluso en entornos de disminución de producción y con una menor productividad por empleado.

Conforme al informe del Observatorio de la empresa familiar de Deloitte emitido en mayo 2021, y en una comparativa entre el año 2019 y 2020 se puede observar cómo en la actual crisis, más del 62% de las empresas familiares o han mantenido el empleo o lo han incrementado durante la misma pese a que en más del 60% de los casos dichas empresas habían disminuido su facturación.
0

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar